Negocios

Conozca sobre una de las redes de extorsión digital que funciona en Venezuela

El target de este grupo criminal lo constituyen mayoritariamente  empresarios venezolanos que residen en Miami, aunque también se dirigen contra figuras públicas (en su mayoría influencers). Con las campañas difamatorias, el grupo de extorsión busca crearles problemas a sus victimas, tanto con la comunidad venezolana residente en Miami como  con el estatus  migratorio en en Estados Unidos. Para lograr este objetivo, crean boots o robots que repiten las noticias de manera automática y  constante, haciendo retwitt de la noticia hacia cuentas de oficinas oficiales de los Estados Unidos, así como de altos funcionarios americanos, tales como: @POTUS, @USTreasury, @usembassyve, @marcosrubio,  @SenRickScott

Investigan red de extorsión de venezolanos que funciona entre  Miami y Caracas

Investigación – Primera entrega

 

 

 

La tecnología digital y en particular, las redes sociales, se han convertido en las herramientas predilectas de los extorsionadores reputacionales. Presuntos  editores de noticias que manejan todo tipo de «portales digitales» desde donde agreden sin evidencia, a empresarios, políticos y personas públicas.

 

En estas maquiavélicas acciones hay aliados indispensables. La comunicación 2.0 es una herramienta que se ha demostrado imprescindible para acosadores, estafadores, criminales en potencia y en general cualquier embustero que busque hacer daño. Es un excelente sistema de difusión con características únicas: gratuito, rápido, de alcance universal y eterna permanencia.  Además, los extorsionadores profesionales usan cuentas anónimas para difundir sus campañas sucias, lo cual dificulta ser alcanzados por el brazo de la justicia.

 

Una investigación llevada a cabo por MetroReporte, permitió identificar un grupo de páginas web, muchas de reciente creación, así como cuentas de Twitter, en su mayoría anónimas, dedicadas a generar campañas difamatorias contra venezolanos residentes en Miami, para luego exigir sumas de dinero a cambio de  pararlas. Entre tales cuentas, pudimos identificar las siguientes:

 

 

 

ALGUNOS PORTALES WEB DEL GRUPO DE EXTORSION

https://vozdeamerica.org/

https://expresa.me/

www.noticiascandela.informe25.co

 

 

 

ALGUNAS CUENTAS DE TWITTER DEDICADAS A EXTORSION

@ThePinguinHDP         #TeamHDP

@YoSoyJustincito          #TeamHDP

@BarisMolla                   #TeamHDP

@ResisTemplario          #TeamHDP

@Bteamhdp                    #TeamHDP

@UltimoMomentoVE   #TeamHDP

@cyberSurferHDP         #TeamHDP

@Yoya_China                 #TeamHDP

@teamhdp                      #TeamHDP

@ResistanceVen           #TeamHDP

@raulchorin

@URlibre

 

@luremara

@aguileramiguel

@TuertoA

@RoncitoHDP       #TeamHDP

@justiciera75       #TeamHDP

@ethanclerigo      #TeamHDP

@chapism

@WillSpain

@JuanCol24186200

 

 

 

 

Nuestra investigación nos llevó a la conclusión que se trata de un grupo criminal organizado, pues:

 

  1. La mayoría de las paginas web identificadas como emisoras de campañas de difamación, fueron creadas durante los meses de abril y mayo del 2019, según la información obtenida del portal who.is;
  2. Todas las paginas están alojadas en las mismas compañías de hosting según indican las direcciones IP: www.namechip.com; www.cloudflare.com;   https://registrar.ionos.info/domains_raa/home

 

  1. Todas tienen contratados servicios de privacidad para evitar que se publiquen los nombres de sus propietarios o responsables.

 

  1. Todas las paginas utilizan tráfico de indexación no orgánica, colocando  como  descripción de SEO de otros artículos la noticia falsa y difamatoria

 

 

El target de este grupo criminal lo constituyen mayoritariamente  empresarios venezolanos que residen en Miami, aunque también se dirigen contra figuras públicas (en su mayoría influencers). Con las campañas difamatorias, el grupo de extorsión busca crearles problemas a sus victimas, tanto con la comunidad venezolana residente en Miami como  con el estatus  migratorio en en Estados Unidos. Para lograr este objetivo, crean boots o robots que repiten las noticias de manera automática y  constante, haciendo retwitt de la noticia hacia cuentas de oficinas oficiales de los Estados Unidos, así como de altos funcionarios americanos, tales como: @POTUS, @USTreasury, @usembassyve, @marcosrubio,  @SenRickScott

 

Un caso reciente conocido por MetroReporte, fue el del empresario Mauro Libi,     propietario de un grupo de empresas de alimentos y de un banco en Venezuela, quien sufrió una campaña difamatoria en redes sociales que lo acusaba de “enchufado” o “lavador de dinero de chavistas”. Esa campaña condujo a la revocatoria de la visa americana del empresario venezolano; pero luego de una investigación más seria, las autoridades migratorias concluyeron que las falsas noticias esparcidas por las redes sociales  y portales anónimos obedecian a una campaña de extorsión orquestada por este grupo criminal  lo que le permitióp recuperar nuevamente su visa.

 

Las campañas de difamación se multiplican a extremos inconcebibles y llegan a todos los rincones del planeta gracias a los “me gusta” y a los “comparte”. Los extorsionadores saben y se aprovechan que mientras mayor sea el escándalo en la noticia falsa mayor será su difusión.

 

Este tipo de argucias bordean la legalidad y comprometen la credibilidad de la supuesta informacion. Dentro del armario de algunos de los “editores” más influyentes -y a la sombra de sus discursos sobre la credibilidad y la independencia se apilan decenas de páginas que atestiguan que en ocasiones, han recurrido al chantaje para mejorar su facturación.  Los que mueven los hilos permanecen en la sombra. A veces es uno, pero por lo general son varios los que se suman para hacer sangre al afectado o afectada, cada uno en base a sus propios e inconfesables intereses.

 

Según abogados penalistas, debido a la impunidad,  el delito de extorsión ha aumentado en la sociedad venezolana. El modus operandi en este tipo de extorsión es hacer creer a la victima que tienen mucha información  para destruirlo reputacionalmente y perjudicar asi su patrimonio y negocios.

 

Adicionalmente,  le montan a la victima lo que popularmente conocemos como «OLLA», con informaciones falsas que ponen a correr por esos portales digitales que no tienen ninguna seriedad, pero que mucha gente de buena fé los lee y pueden llegar a creerlo.

 

Algunos han cedido al chantaje. “La verdad es que llegamos a un acuerdo. Yo si le pagué a una gente vinculada a los medios porque sus campañas sucias estaban afectando mi negocio¨, asegura un empresario residenciado en Miami que habló bajo la condición de no revelar su identidad.

 

Otros se han negado, respondiendo al intento criminal a través de sus abogados logrando en algunos casos el cierre de algunos portales digitales así como la retractación expresa de los autores de la extorsión. La tecnología, para sorpresa de algunos, juega en contra de los extorsionadores, porque este tipo de victimas, los empresarios, tienen todas las posibilidades económicas y tecnológicas para obtener las evidencias del intento de extorsión, procediendo a denunciarlos y solicitando el enjuiciamiento de los mismos. “A mi me llegaron con una propuesta de pagar varias decenas de miles de dólares para poner fin a la campaña en mi contra, pero en lugar de pagar o ponerme a responder a esas falsas noticias difamatorias preferí poner toda la información y evidencias  en mano de las autoridades policiales y del departamento de justicia”, indicó otro empresario residente en Miami, quien recientemente fue victima de este modus operandi.

 

MetroReporte pudo conocer que a raíz del caso Libi, las autoridades federales han prestado más atención e  investigan esta red de extorsión que, osadamente, ha venido funcionando desde el propio suelo americano.  Transacciones financieras en mano, conversaciones telefónicas grabadas, mensajes de WhatsApp y de texto, copias de cheques, evidencias de entregas en efectivo, son pruebas que se acumulan.