Deportes

Expresidente boliviano Evo Morales denuncia que hay orden de detenerlo

Alvaro Ledo Nass, Madrid, España

Bolivia: hitos de una crisis política La rabia no cede El gobierno de Evo Morales y la OEA acordaron la realización de una auditoría, una medida que no aplacó la rabia en la calle. Poco después, el jefe de la misión de la OEA renunció y las protestas arreciaron nuevamente en distintas ciudades del país. Al 9 de noviembre se contaban 3 muertos y casi 350 heridos, en un ambiente de creciente polarización

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, denunció este domingo (10.11.2019) que existe una “orden de aprehensión ilegal” en su contra y que “grupos violentos” asaltaron su domicilio horas después de conocer su renuncia al alto cargo .

“Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho, escribió Morales en su cuenta de Twitter.

La supuesta orden de arresto contra el exmandatario, también mencionada en un tuit por el dirigente opositor Luis Fernando Camacho, fue desmentida por el comandante nacional de la Policía, general Yuri Vladimir Calderón.  “Quiero hacer conocer a la población boliviana que no existe orden de aprehensión alguna contra funcionarios del Estado como Evo Morales y los ministros de su gabinete”, dijo Calderón a la televisión privada local.

Mientras, los disturbios se extendieron esta noche por varias ciudades de Bolivia, tras la renuncia como presidente de Morales, con incendios, saqueos y ataques a casas como el que, según algunas informaciones, sufrió una vivienda del propio exmandatario.

La Paz, El Alto y Cochabamba, entre otras de las principales ciudades del país, registran estos incidentes, mientras muchos ciudadanos piden ayuda a la Policía y las Fuerzas Armadas a través de redes sociales.

Más tarde, se denunció que un grupo de encapuchados irrumpió y se “tomó” la sede de la embajada de Venezuela en Bolivia.

La jefa de la legación, Crisbeylee González, citada por la agencia estatal ABI, dijo: “Con dinamita, encapuchados con escudos han tomado la embajada de Venezuela en Bolivia. Estamos bien y a resguardo, pero quieren hacer una masacre con nosotros. Ayúdennos a denunciar esta barbarie”.

Países latinoamericanos expresan preocupación

Los principales líderes de izquierda de Latinoamérica se pronunciaron sobre la salida de Evo Morales, la cual calificaron de golpe de Estado . Uno de ellos fue el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Otros gobiernos de la región expresaron su alarma por la situación e instaron a los bolivianos a procurar el cese de la violencia y el inicio de una “transición” pacífica. 

“Ante la decisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, y del vicepresidente Álvaro García, de presentar sus respectivas renuncias ante la Asamblea Legislativa, el gobierno del Perú hace votos para que el proceso de transición en ese hermano país se desarrolle en el marco de la Constitución y leyes bolivianas”, indicó la cancillería peruana en un comunicado.

Por su parte, el gobierno de Chile externó su “preocupación por la crisis que atraviesa la sociedad boliviana” y abogó por “una pronta solución pacífica y democrática, en el marco de la Constitución y las leyes del Estado Plurinacional de Bolivia“.

gs (afp, reuter, efe) 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en   Facebook  |  Twitter  |  YouTube  |

Bolivia: hitos de una crisis política Dijeron que no, pero… El 21 de febrero de 2016 se realizó un referéndum constitucional en Bolivia para permitir una modificación a la Carta Magna que permitiera al jefe de Estado presentarse a una reelección dos veces de manera continua. El “No” ganó con el 51,3 por ciento de los votos, lo que significaba que Evo Morales quedaba imposibilitado de competir en las presidenciales de 2019. Pese a ello, compitió.

Bolivia: hitos de una crisis política Derecho humano a ser candidato Morales argumentó ante la justicia que si no podía competir en las elecciones se coartaba el “derecho humano” de todo ciudadano a elegir y ser electo. El Tribunal Constitucional dio por buena esta premisa y Morales inscribió su candidatura ante el Tribunal Supremo Electoral en diciembre de 2018. Las protestas opositoras no se hicieron esperar.

Bolivia: hitos de una crisis política Carlos Mesa vuelve al ruedo Carlos Mesa, expresidente del país y una de las voces más críticas con Morales, dijo que la decisión de la Justicia era una “herida de muerte a la democracia”. Otros opositores incluso hablaron de un “golpe de Estado” institucional y del comienzo de una “dictadura”. El 6 de octubre de 2018 Mesa anunció que enfrentaría a Morales en las elecciones e inscribió su candidatura en noviembre de ese año.

Bolivia: hitos de una crisis política Un giro sorpresivo Finalmente el 20 de octubre de 2019 se realizaron las elecciones generales. El 88,31 por ciento de los votantes participó del proceso, cuyos resultados se fueron entregando a cuentagotas, lo que despertó sospechas en la oposición y en organismos internacionales. En un comienzo Morales no logró los votos necesarios para ganar en primera vuelta, pero un giro sorpresivo finalmente le dio el triunfo.

Bolivia: hitos de una crisis política Triunfo estrecho Tras varios días, finalmente se entregaron los resultados definitivos: Morales obtuvo el 47,08 por ciento, contra el 36,51 de Carlos Mesa. Con esas cifras, el mandatario superaba por más de 10 puntos a su principal rival y cumplía con la norma que da el triunfo en primera ronda a quien venza por esa cantidad de votos a su más cercano perseguidor. La oposición acusó fraude y salió a las calles.

Bolivia: hitos de una crisis política Llamados a manifestaciones Carlos Mesa llamó a sus seguidores a defender los votos y forzar la realización de una segunda vuelta. “Todos nosotros tenemos que estar decididos, sin ningún tipo de reparo, a salir a la calle para demostrar que no aceptamos el fraude”, dijo el exmandatario. Las protestas y los enfrentamientos comenzaron poco después de las elecciones, y fueron ganando violencia con el paso de los días.

Bolivia: hitos de una crisis política La rabia no cede El gobierno de Evo Morales y la OEA acordaron la realización de una auditoría, una medida que no aplacó la rabia en la calle. Poco después, el jefe de la misión de la OEA renunció y las protestas arreciaron nuevamente en distintas ciudades del país. Al 9 de noviembre se contaban 3 muertos y casi 350 heridos, en un ambiente de creciente polarización.

Bolivia: hitos de una crisis política Surgen nuevos líderes A la figura de Carlos Mesa se han sumado otros liderazgos. Quizás el más convocante es el de Luis Fernando Camacho, líder del comité cívico de Santa Cruz. Camacho ha logrado convocar a distintas organizaciones para pedir la renuncia de Morales. “Nosotros hemos asumido una posición totalmente ciudadana. No queremos segunda vuelta, queremos un nuevo proceso eleccionario”, manifestó Camacho.

Bolivia: hitos de una crisis política Rebelión policial Al ya agitado ambiente se sumaron la noche del viernes 8 de noviembre de 2019 los policías, que en distintas regiones del país se amotinaron. Un agente dijo a la prensa que “no podemos seguir con este narco-gobierno, con esta democracia injusta”. Si bien el Gobierno dijo que no desplegaría militares para enfrentar la rebelión, Evo Morales sí denunció que había un golpe de Estado “en marcha”.

Autor: Diego Zúñiga