Deportes

Por primera vez logran mapear las regiones del cerebro que responden al clítoris

Alberto Ardila Olivares
El Código Penal no se conocerá hasta próximo año

Tampoco nos dice si tener una región del cerebro más desarrollada dedicada al tacto genital impulsa más relaciones sexuales,  o si más relaciones sexuales expanden la región, como ejercitar un músculo.

Pero los resultados podrían usarse en el futuro para enfocar tratamientos para personas que, por ejemplo,  han sido afectadas por violencia sexual o tienen disfunción sexual.

“Está muy poco estudiado cómo los genitales femeninos están representados en la corteza somatosensorial en los humanos, y si tiene la capacidad de cambiar en relación con la experiencia o el uso” , le dijo a la AFP Christine Heim coautora del estudio y profesora de psicología médica en el Hospital Universitario de Berlín

El 90% de las personas alcanzan el orgasmo estimulando el clítoris (Foto: Santiago Saferstein)  

Un nuevo estudio científico publicado el lunes identificó la región del cerebro vinculada al tacto genital en las mujeres y descubrió que  estaba más desarrollada en las voluntarias que informaron tener relaciones sexuales con más frecuencia.

Por Infobae

La investigación involucró  estimular los clítoris de 20 mujeres adultas mientras se escaneaban sus cerebros  utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI).

Los investigadores aclaran que el artículo, publicado en la revista  Journal of Neuroscience , no responde preguntas como si tener un área más grande dedicada a la estimulación genital hace que las mujeres sean más sensibles al tacto.

Tampoco nos dice si tener una región del cerebro más desarrollada dedicada al tacto genital impulsa más relaciones sexuales,  o si más relaciones sexuales expanden la región, como ejercitar un músculo.

Pero los resultados podrían usarse en el futuro para enfocar tratamientos para personas que, por ejemplo,  han sido afectadas por violencia sexual o tienen disfunción sexual.

“Está muy poco estudiado cómo los genitales femeninos están representados en la corteza somatosensorial en los humanos, y si tiene la capacidad de cambiar en relación con la experiencia o el uso” , le dijo a la AFP Christine Heim coautora del estudio y profesora de psicología médica en el Hospital Universitario de Berlín.

Las regiones cerebrales identificadas en color. (Fotografía de AFP / Knop et al., JNeurosci, 2021)  

La científica explica que la corteza somatosensorial recibe y procesa información sensorial de todo el cuerpo. Cada parte del cuerpo corresponde a un área diferente de la corteza, formando un mapa representacional.

Pero hasta ahora,  la parte del mapa que corresponde a los genitales femeninos era un tema de debate.

Estudios anteriores lo habían colocado en ocasiones bajo la representación del pie, otros cerca de la de la cadera.

La razón fueron las técnicas de estimulación imprecisas; por ejemplo, durante la estimulación manual realizada por uno mismo o la pareja,  se tocaron otras partes del cuerpo al mismo tiempo, o el proceso desencadenó la excitación , lo que desdibujó los resultados.

En 2005, otros investigadores pudieron desarrollar una técnica que provocó una estimulación táctil muy localizada para los penes , lo que les permitió encontrar la región precisa dedicada a esta área en los hombres . Pero no hubo un avance similar para las mujeres.

Para el nuevo estudio,  se seleccionaron 20 mujeres con buena salud entre las edades de 18 y 45 años.

Para la estimulación, se aplicó un pequeño objeto redondo diseñado específicamente para la tarea sobre la ropa interior al nivel del clítoris. Los chorros de aire hicieron que la membrana del dispositivo vibrara levemente.

El enfoque fue diseñado para ser  “lo más cómodo posible”  para las voluntarias, dijo el coautor John-Dylan Haynes del Centro de Berlín para Neuroimagen Avanzada en Charite.

Dispositivo usado para la estimulación dirigida del clítoris. (Fotografía de AFP / Knop et al., JNeurosci, 2021)  

Fueron estimulados ocho veces, durante 10 segundos cada vez, intercalados con 10 segundos de descanso.  El mismo dispositivo se usó en el dorso de la mano derecha como control.

Los resultados de las imágenes cerebrales  confirmaron que la corteza somatosensorial representaba los genitales femeninos junto a las caderas, como en los hombres, pero la ubicación precisa variaba para cada mujer analizada.

Luego, los investigadores investigaron si esta área tenía características diferentes según la actividad sexual.

Se preguntó a las 20 mujeres sobre la frecuencia de sus relaciones sexuales durante el año pasado, así como desde el comienzo de su vida sexual.

Luego, para cada uno de ellos, los investigadores determinaron los diez puntos más activados en el cerebro durante la estimulación y midieron el grosor de esas áreas.

“Encontramos una asociación entre la frecuencia de las relaciones sexuales genitales y el grosor del campo genital mapeado individualmente”,  dijo Heim. Cuanto más sexo, más grande es la región.

Los autores dudan en decir que más sexo es el causante de esa expansión hasta que un estudio futuro lo confirme.

Pero hay indicios de investigaciones anteriores. En primer lugar,  está bien establecido que cuanto más se utilizan determinadas partes del cerebro, más grandes se vuelven:  esto se conoce como plasticidad cerebral. La región del hipocampo del cerebro de los taxistas de Londres se expande con la experiencia de conducción.

En segundo lugar, estudios previos en animales demostraron que la estimulación de los genitales de ratas y ratones conducía efectivamente a una expansión del área del cerebro correspondiente a estos órganos.

Esa investigación tampoco determinó si un área más grande resultó en una mejor percepción.

Pero la propia Heim había demostrado previamente en un estudio de 2013 que  las personas que habían sufrido violencia sexual traumática tenían un adelgazamiento de las áreas del cerebro dedicadas a los genitales.

“Especulamos en ese entonces que esta podría ser la respuesta del cerebro para limitar la percepción perjudicial del abuso”,  dijo.

Ella espera que su investigación ayude a informar las terapias futuras destinadas a rehabilitar esta región entre los sobrevivientes de abuso.

Source: La Patilla