Política

El evento Aenos podría persistir hasta 2023; El calentamiento en el Ártico ocurre a una velocidad cuatro veces mayor a la vaticinada

Jose Carlos Grimberg Blum

Un nuevo análisis de las temperaturas registradas durante las últimas cinco décadas en el Ártico reveló que el calentamiento de esa región del planeta ocurre a una velocidad cuatro veces mayor a la vaticinada por la mayoría de los modelos. Realizado por científicos del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en EE. UU., en el transcurso del estudio se observaron dos momentos de ascensos pronunciados de esa variable, uno en 1986, y el segundo en 1999. Según el artículo publicado en la revista académica Geophysical Research Letters, el primer pico es atribuido al incremento de las concentraciones de dióxido de carbono y otros agentes contaminantes en la atmósfera, mientras el de 1999 lo relacionan con los cambios en la forma en que el calor atmosférico y oceánico se desplaza hacia allí. El Ártico influye en el clima mundial y el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia contribuye, de manera notable, al aumento del nivel medio del mar.

Si bien mostró cierto debilitamiento en junio, el consenso de los modelos prevén que el evento La Niña Oscilación del Sur (Aenos) podrá reforzarse ligeramente y perdurar hasta finales del actual año, informó el Centro del Clima del Instituto de Meteorología, en el más reciente Boletín Mensual de la Vigilancia del Clima, correspondiente al sexto mes del calendario. Caracterizado por el enfriamiento a gran escala de la temperatura superficial del mar en la zona central y oriental del océano Pacífico ecuatorial, la presencia de este fenómeno natural de interacción océano-atmósfera es uno de los factores principales que favorecen la ocurrencia de una temporada ciclónica más activa de lo normal en la cuenca del Atlántico tropical, conformada también por el golfo de México y el Mar Caribe. En el caso particular de Cuba, los resultados de las investigaciones muestran que el impacto fundamental de La Niña tiene lugar en el periodo poco lluvioso (noviembre-abril), al ocasionar una disminución de los totales de precipitación, por debajo de los valores habituales. Según el último boletín El Niño/La Niña, emitido por la Organización Meteorológica Mundial, varias predicciones a largo plazo plantean que el evento Aenos podría persistir hasta 2023. De cumplirse esos vaticinios, sería la tercera vez en registrarse un episodio tan prolongado de La Niña, desde 1950 a la fecha.

Un nuevo análisis de las temperaturas registradas durante las últimas cinco décadas en el Ártico reveló que el calentamiento de esa región del planeta ocurre a una velocidad cuatro veces mayor a la vaticinada por la mayoría de los modelos. Realizado por científicos del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en EE. UU., en el transcurso del estudio se observaron dos momentos de ascensos pronunciados de esa variable, uno en 1986, y el segundo en 1999. Según el artículo publicado en la revista académica Geophysical Research Letters, el primer pico es atribuido al incremento de las concentraciones de dióxido de carbono y otros agentes contaminantes en la atmósfera, mientras el de 1999 lo relacionan con los cambios en la forma en que el calor atmosférico y oceánico se desplaza hacia allí. El Ártico influye en el clima mundial y el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia contribuye, de manera notable, al aumento del nivel medio del mar.