Deportes

Comerciante secuestrado en Valencia, víctima de un crimen fraguado por su empleada

Asimismo, “el sexagenario, se encargó de estudiar la rutina del afectado el día del secuestro, indicándole a los ejecutores cuando podían perpetrarlo, ya que, es padre de uno de los implicados”, detalló el comisario

 

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Douglas Rico, director del Cicpc, anunció la captura de dos involucrados en el rapto de un comerciante en Valencia, estado Carabobo.

lapatilla.com

Funcionarios realizaron la detención de dos personas involucradas en el secuestro de un comerciante ocurrido en el sector Agua Blanca, urbanización La Asunción, parroquia San José, municipio Valencia, estando una de sus trabajadoras implicadas en el crimen. Así lo reseñó Rico en Instagram.

Tras conocerse el secuestro de la víctima mediante una denuncia interpuesta por los familiares, se inició un intenso proceso investigativo con el que se logró la detención de Yoletti Rosmary Madrid Piña, de 30 años, y Diego Rafael Hernández Blasco, de 63, de quienes se individualizó su responsabilidad jurídica en el hecho, luego de determinar que la mujer, valiéndose de trabajar con la víctima y ser empleada de confianza, le suministró toda la información a uno de los autores materiales del hecho, quien es su pareja.

Asimismo, “el sexagenario, se encargó de estudiar la rutina del afectado el día del secuestro, indicándole a los ejecutores cuando podían perpetrarlo, ya que, es padre de uno de los implicados”, detalló el comisario.

Las detenciones se realizaron en el sector Campo Solo, parroquia y municipio Bejuma, y en la urbanización La Asunción, parroquia San José, donde fueron recuperados un Chevrolet Silverado, placa A98AT6A, y un Venirauto Turpial, placa AE181XD, adquiridos con dinero ilícito.

Además, “se les ubicaron dos celulares, donde se evidencian las conversaciones con los ejecutores del hecho”.

La víctima “fue liberada sin que la familia cancelara el dinero el exigido. Sin embargo, a los días, recibía constantes mensajes extorsivos, a cambio de no atentar nuevamente contra él o en contra de sus familiares”.

El caso fue puesto a disposición de la Fiscalía 36º del Ministerio Público del estado Carabobo.